3.2 – CONSPIRACIÓN DE LA CONSPIRACIÓN


Ya sacó Steve Jackon en su juego “Illuminati” una carta llamada “teóricos de la conspiración”, como un elemento de control más del Nuevo Orden Mundial…

Las teorías de conspiración ya son una amenaza para ellos. Lo demuestran las actuaciones de los gobiernos al respecto, lo cual significa que temen algo de ellas.

Sobre las tácticas que utilizarían los gobiernos en contra de este fenómeno, está lo que llamamos “conspiración de la conspiración”. Se trataría de un contraataque desinformativo creando identidades falsas que responderían en blogs, publicarían artículos, o tendrían webs propias referentes a teorías de conspiración. El periódico inglés The Guardian ya publicó una noticia sobre la revelación de un programa estadounidense para crear identidades falsas en las redes sociales, noticia que fue traducida al castellano.

Por otra parte la sumisión de las grandes empresas de Internet y su colaboración con servicios secretos no es ningún secreto, y cosas como el cierre de Megaupload por el FBI servirían como mensajes de terror contra quienes intentaran desafiarles. La ley SOPA sería un paso adelante en el camino a la destrucción de toda libertad de expresión.

Volviendo a lo que nos interesa, estas nuevas tácticas utilizadas serían un gran reto para lo ya explicado en el primer capítulo: sobre cómo distinguir la información relativamente fiable de la que no lo es en absoluto, o cómo hacer que sus mentiras y distorsiones se conviertan en información útil para nosotros – en documentos que revelen la intención del enemigo, e incluso su identidad.

Un programa creado en este sentido se materializa en Cointelpro, que como explica su definición inglesa en Wikipedia, utilizaría tácticas que incluirían:

–        Desacreditar objetivos mediante el combate psicológico

–        Desestructurar a individuos y grupos usando documentos manipulados y colocando falsos reportes en los medios.

–        Desgastar objetivos mediante el acoso constante

–        Encarcelamientos equivocados

–        Violencia (explícitamente) ilegal, incluyendo el asesinato.

Todo ello para “incrementar el faccionalismo, causar confusión y conseguir deserciones”. Estas tácticas habrían sido utilizadas ya en conflictos en los que Internet habría sido clave, como por ejemplo las revueltas de Egipto y Libia.

Algunas acusaciones de formar parte de este tipo de estafas caerían sobre Wikileaks o Anonymous, que no sólo esparcirían el falso mensaje de que “algo se está haciendo por nosotros” cuando en realidad no hacen nada, sino que contribuirían a la confusión y a la desinformación. También cabrían en el saco movimientos como el 15M y otros movimientos sociales, además de muchísimas páginas web supuestamente konspiranoicas cuyas publicaciones simplemente irían destinadas a confundir. Habría que tener en cuenta que no sólo se dedicarían a destruir movimientos sociales, también habría grupos que se dedicarían exclusivamente a conseguir información sobre la gente que reacciona – dinámicas, acciones, identidades, costumbres…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s