2.07 – EL TEMA DE LOS EXTRATERRESTRES


Aunque es el tema que podríamos decir que menos nos interesa en el debate, hay que reconocer que merece un breve repaso por haber sido desde siempre uno de los pilares principales de las teorías de conspiración.

El tema de los alienígenas es delicado. Siempre ha sido el tema más llamativo en referencia a las teorías de conspiración, y el que más burla y descrédito genera. Lo interesante es cuando aparece gente que toma la iniciativa de estudiar todos esos avistamientos, y el alto nivel de censura y secretismo por parte de los gobiernos en instituciones oficiales: hay conspiración.

Un sencillo estudio estadístico de probabilidades o matemático del universo, o simplemente el sentido común, dejan claro que deberían existir civilizaciones más y menos “avanzadxs” en alguna parte del universo con tecnología suficiente como para contactar con nosotrxs. Y en las opiniones contrarias, nos encontramos con más egocentrismo que razonamiento. Entonces la pregunta es: ¿Porqué no tenemos contacto con ellos?¿Porqué se nos enseña que somos lo único que hay en el universo? La pregunta en teorías de conspiración por tanto, no es si existen los extraterrestres o no, si no el porqué y el cómo. Será al comprender su “inevitable” existencia, cuando aparecerán las investigaciones a este respecto, y por tanto, las diferentes teorías de conspiración.

En el tema extraterrestre la información es siempre menos fiable, pero no nos referimos a creer menos o más en su existencia. Multitud de estudios, testimonios e investigaciones ya demostrarían que existen, que nos “observan”, y que nunca perdieron el contacto con la humanidad. Por lo tanto, si decimos que la información siempre es menos fiable, es porque en un tema así, la conspiración de la conspiración está servida. Existen muchos casos en los que todo fueron invenciones de un “loco”, o más bien de algún agente secreto de algún gobierno. Muchos atestiguan que los servicios secretos de EEUU e Israel poseen tecnología extraterrestre desde hace décadas, y que muchos de los avistamientos no son de naves extraterrestres, sino terrestres. Es por ello que cualquier noticia al respecto suele ser tomada con escepticismo. Si desvelan “algo” seguro no lo harán por la verdad, todo lo contrario.

Es necesario hacer un paréntesis para imaginar cómo afectaría una noticia así en la población mundial: “Los extraterrestres existen y están entre nosotros”. De manera rápida, tendríamos al completo de la población pensando en una misma cosa (el sueño de cualquier empresa de comunicaciones mass-media) y esa misma cosa tendría algo en común: la identificación de un grupo de gente llamado “terrestres” o “humanos” en contraposición con un “ellos”. Un golpe psicológico de tal calibre podría ser positivo a la hora de tirar las fronteras de los estados, de terminar con las guerras nacionalistas entre hermanos, de superar el racismo. Sin embargo también supondría un golpe perfecto para catalizar la entrada de un Nuevo Orden Mundial, sobretodo si la noticia es canalizada entre mensajes de miedo. La aceptación de la existencia extraterrestre llevaría a las grandes autoridades a autoproclamarse como representantes de la humanidad (OTAN, ONU, etc…) alegando la excusa de nuestra seguridad, y obteniendo el control total. A partir de ahí sería muy fácil para ellos esclavizar al ser humano todavía más.

Es por ello que muchos aseguran que ya que los extraterrestres se niegan a aparecer (por razones que intentan explicar o investigar los konspiranoicos) el gobierno secreto utilizará sus propias naves de tecnología extraterrestre para simular una invasión o ataque extraterrestre, que propicie un escenario favorable a la implantación de su Nuevo Orden Mundial. Esta tecnología habría sido conseguida a través del estudio de OVNIS extraterrestres caídos en el planeta tierra, o por colaboración directa secreta con razas extraterrestres. Muchos hablan del proyecto Blue Beam, que sería uno de los planes gubernamentales orientados en ese sentido, en el que se utilizaría tecnología holográfica, además de dichas naves, para proyectar imágenes en el cielo o en el horizonte. Aunque como siempre, suene descabellado, es por ello que las noticias oficiales que hoy día tienden a desvelar el tema extraterrestre, no son vistas como victorias contra la censura sino como movimientos del gobierno mundial para crear un escenario previsible y manejable.

Sin embargo, aunque el asunto de un ataque de “falsa bandera” es el que poco a poco va adquiriendo mayor popularidad, nos encontramos con muchas otras historias konspiranoicas en relación a nuestro tema, en muchos otros campos de investigación diferentes..

El tema extraterrestre es el tema estrella, no sólo porque ha sido el más machacado, sino porque ocultaría la mayor conspiración de todas, el secreto más grande ocultado a la humanidad, la explicación de porqué estamos “solos”, de las religiones, y en general de nuestra verdadera historia. Es por ello por lo que también está conectado con otros campos de estudio como la arqueología, la historia, la mitología… debido a descubrimientos que cuestionan nuestra forma de entender nuestra historia. Varios científicos trabajan con cráneos o esqueletos que aseguran que no son humanos, como el cráneo de Starchild.

Otros estudian no restos de seres sino ruinas u objetos, siendo los casos más famosos los de las pirámides de Egipto, o el de los muros de piedra como los de Machu Pichu. Pero también se estudian otros objetos como artefactos caídos del cielo, dibujos como los de Nazca, o las famosas calaveras de cristal.

También existen estudios de los escritos o símbolos dibujados por civilizaciones antiguas. En este campo se ha vuelto ineludible el trabajo de Zecharia Sitchin, que sería uno de los grandes detonadores de todas las teorías de conspiración referentes a Nibiru, Reptilianos y mitología sumeria. Según sus interpretaciones de los textos sumerios, que serían los primeros textos de lo que se podría denominar civilización, se encuentran relatos que hablan de la creación del ser humano y del planeta tierra, acontecimientos en los que estarían implicados seres extraterrestres que hoy llamaríamos “dioses”. Esos textos habrían sido reinterpretados creando las actuales religiones, y según los konspiranoicos, la incautación o destrucción del material sumerio podría ser una de las principales razones de la intervención estadounidense en Irak, que no dudó en arrasar y robar el museo de Bagdad, donde se encontraban la mayor parte de restos sumerios. Esta raza de “dioses” vendría representada por una simbología reptil, quizás por venir de Alpha Draconis, lo que explicaría que serpientes, dragones y lagartos se encuentren representados en todas las antiguas creencias populares, sin que en ese momento pudieran tener conexión cultural alguna. Habría ya películas o series cuya trama estaría basada en estas teorías o que serían mensajes que nos prepararían mentalmente para lo que viene (V, El cazador de sueños…) Por otra parte también se menciona su retorno en un periodo cercano al 2000 – 2050 por la vuelta de su planeta, “Nibiru” – que también se ha denominado Planet X o Elenin – lo que ha provocado que mucha gente se haya lanzado a la búsqueda del mismo.

Los supuestos descubrimientos de Zecharia Sitchin han sido muy criticados por falta de fundamento científico, y cómo no, ya ha sido acusado de haber trabajado para la CIA. Pero su historia es “oficial” y podemos encontrar documentales y libros al respecto.

Sin embargo en cuanto a teorías de conspiración se refiere, el tema de los reptilianos y Nibiru es el que más vídeos degradantes ha creado, en los que se mezclan alusiones informativas al trabajo de Sitchin con pura basura personal, lo que termina por destruir cualquier credibilidad que podamos darle al tema.

Aunque todo lo expuesto pueda sonar muy entretenido, o el exceso de desinformación pueda aumentar nuestro interés al ver una intencionalidad de ocultar algo, repetimos que sigue siendo el tema que menos nos debería de interesar, y las razones son bien simples. Que existan o no, no debería de cambiar nada para nosotros. Porque si cambia algo para mal “porque son malos” entonces es que no supimos espabilar. Y si una intervención suya crea un cambio “para bien” será básicamente porque el ser humano no supo arreglar sus problemas por sí solo. En ambos casos, la solución supuestamente necesaria recaería en nosotros mismos. Muchos konspiranoicos alertan del efecto “extraterrestres salvadnos por favor!”: una huída más de la realidad, que por habernos tocado vivir, también nos toca afrontar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s