1.1 – LOS MEDIOS DE INFORMACION HABITUALES

Primer problema: ¿Cómo saber qué hacer al respecto si nos obligan a permanecer en la ignorancia, ya que nunca sabemos realmente qué está pasando? ¿Si – intente enterarme por donde intente enterarme – todo está manipulado para que cualquier tipo de acción que hagamos esté encaminada por las pautas preestablecidas por el sistema, cómo se si lo que hago está encaminado contra el Nuevo Orden Mundial o no?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no se puede profundizar en temas como la manipulación y censura informativos sin una comprensión de la mente humana y su funcionamiento, ya que en base a esto es como se juega para manipular y llevar a las masas a un campo o a otro.

Hemos llegado a un punto, en el que nos encontramos ante un “mundo de mentiras” miremos a donde miremos. Lo peor es que se acepta inconscientemente, de que por el hecho de que detrás de toda información haya intereses ocultos y nada sea verdad del todo, permanecer en la ignorancia se convierte en acto de resignación.

Siguiendo los pasos de medios de contrainformación konspiranoicos, intentaremos romper con ese juego. Primeramente, si buscamos “la verdad”, hemos de aceptar de que la existencia de la mentira también es una verdad, y por ello no debemos rechazarla, sino comprenderla. Si todo es mentira, manejemos esas mentiras bajo nuestro punto de vista personal.

Debemos preguntarnos de porqué se miente hoy en día, y si hay intenciones detrás de ello, cuáles son. Entendamos la noticia reconociendo qué es lo que nos quiere vender. Para ello tenemos miles de objetos de estudio: las miles de mentiras que nos rodean. Puede ser eligiendo un tema concreto; lo que hacemos es comparar todas las diferentes manipulaciones informativas, si es que así lo son, para que, al sacar las diferencias, podamos distinguir las intenciones ocultas o direccionamientos mentales que lleva cada noticia en sí. Esto no quiere decir que vayamos a esclarecer los hechos, pero esclareceremos ligeramente los intereses detrás de los grupos que manejan los medios informativos, pudiendo ver qué se quiere vender a qué gente en concreto, y así tomar conciencia de que no todas las poblaciones están manipuladas de igual manera. Esto, a la hora de crear guerras contra otros países, resulta fundamental. Y por eso precisamente nos podría interesar mirar de vez en cuando en la televisión a los medios “oficiales”. Nos interesa TVE porque precisamente es la cadena de Estado. Eso hace que lo que sale de ahí tiene un significado especial, porque contiene el mensaje de lo que quieren que seamos y hagamos.

Tomaremos como ejemplo la reciente guerra en Libia.

Vamos a obviar aquí las noticias que retransmitieron en el Estado español, ya que nos las sabemos, pudiendo resumirlas en un: “Los movimientos que pedían democracia en Egipto se extienden: Ahora en Libia el verdadero pueblo se rebela contra la dictadura de Gadafi, a los cuales nuestros valientes soldados de la OTAN van a ayudar, para que paren las atrocidades de ese tirano”.

Tengamos en cuenta que estas maneras diferentes de ver el conflicto se transmiten a vastas masas de población diariamente, y esto es importante para comprender la magnitud de sus efectos a nivel mundial.

Primero, un vídeo del noticiario suramericano TeleSur, que hace alusión a una emisión norteamericana del MSNBC.

Ahora un vídeo de la televisión rusa. Recordemos que Rusia tiene una población de más de 142.000.000 de personas.

Como decíamos, un breve repaso por los medios informativos que no deberías ver normalmente puede desmontarte por completo la noticia, lo que no nos llega a decir la verdad completa pero si es indicativo de que hay gato encerrado. De todas formas, no podemos olvidar que a mayor nivel de “verdad” por un lado, mayor nivel de manipulación por el otro. Sería difícil encontrar a Telesur hacer pública la mierda de Chávez, o a RussiaTV la de Putin. Es por ello que para sacar algo en claro es necesario ver todos los diferentes puntos de vista.

Lo mismo pasaría con cualquier otro conflicto, como el de Siria

Una buena explicación de lo que se quiere aquí dar a entender nos la da Alisa Miller, directora de Public Radio Internacional, en la que expone el tema en cuestión en cuanto a Estados unidos, haciendo un análisis de la cantidad en segundos que los telediarios norteamericanos dedicaron al mundo en 2007, y en el que se ve claramente cómo los medios son utilizados como propaganda de Estado. Por ahora sólo disponible en inglés con subtítulos en portugués, pero las gráficas que utiliza dan una buena idea de lo que está hablando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s