1 – EL PROBLEMA DE LA INFORMACIÓN

Ya no se trata solamente de luchar porque sea obvio, sino de comprender la situación en la que estamos, cómo hemos llegado hasta aquí. Hemos vuelto a los recortes de libertad contra los que siempre estábamos, al sistema esclavista que se supone terminó hace siglos, aunque esta vez con diferente cara y excusas. Pero lo más grave no es eso, sino las consecuencias de una gran arma que usan: la estupidización y pasivización de la sociedad. La gente ya lo sabe, se lo repiten una y otra vez a la cara, pero nadie se organiza o se prepara para lo que viene. Se trata de una hipnosis colectiva, en la que la gente espera a que ocurra algo en vez de actuar, cuando no coopera directamente con los causantes de su propia miseria. En este sentido, la afianzación de los valores inculcados socialmente por los Estados, resultan cruciales para que no se quiebre su represión de silencio, para que la gente evite hacerse preguntas más allá de los estándares comunes y tire de ese escepticismo que no es más que refugiarse en una situación cómoda psíquicamente. La gente se refugia en la humildad de la ignorancia, por no asumir responsabilidades que saben bien que van más allá de sus deberes como “ciudadanos”. Se convierte así el escepticismo, gracias a la educación del sistema, en un nuevo enemigo – pero esta vez en nosotros mismos. Esto, que puede sonar como normal en círculos de movimientos sociales de denuncia, es en el campo de las teorías de conspiración absolutamente esencial, lo que hace que sus activistas estén acostumbrados a la burla y al descrédito total.

Por todo esto, la característica fundamental de los teóricos de la conspiración es la de la contrainformación. Probablemente no haya sido hasta el auge de Internet a finales del siglo XX cuando sus características se han vuelto más interesantes, no por la calidad o cantidad de la información (que se ha visto mucho más incrementada) sino porque la accesibilidad a ésta ha permitido la conexión entre partes que antes se veían completamente aisladas, dando una visión de conjunto que ya no se aparece como conjunto de anécdotas, sino como direccionamiento forzado de la sociedad actual por influencias “oscuras”, en muchísimos campos diferentes y variados.

Por otra parte, la censura, zombificación, y aborregamiento de la población son constantemente denunciados pero como una conspiración más, es decir, de manera premeditada e intencionada. De este modo, muchas veces se ha pasado a documentar simplemente todo aquello que la gente no quiere creerse, y a investigar sobre exactamente lo contrario a lo que hayan dicho los telediarios. Independientemente de que tenga que ver con alienígenas o no. A pesar de las consecuentes teorías absurdas que salen de este ejercicio, esto ha dado lugar a que los teóricos de la conspiración hayan ampliado los campos de documentación notablemente, llegando a tratar temas que en principio eran ajenos a ellos, sólo por el hecho de que fueran temas en los que hubiera habido censura. Pero claro, donde hay censura, hay conspiración.

Ahora, ¿de qué puede servirnos todo esto a nosotros?

Lo primero y más importante: Ya no se hacen novelas de ficción como las de antes. Hoy día se siguen haciendo remixes de cuentos viejos a falta de ideas, y un buen rato de teorías de conspiración abrirá la creatividad de nuestra mente, lo cual será de agradecer para los tiempos en los que vivimos hoy.

Segundo: Si somos conscientes de la manipulación informativa que nos rodea, y estamos a favor de la libertad de expresión, no puede ser menos que sano echar un vistazo a todos los medios de contrainformación disponibles.

Tercero: Hemos de reconocer que tratan temas que pueden ser clave en el desarrollo sociopolítico actual, incluso a la hora de hablar de revolución social. Las teorías de conspiración se emparanoian con todo, un konspiranoico medio ve todo alrededor como una gran mentira. La aceptación de estas teorías, que por otra parte está empezando a extenderse, implicaría a una vuelta al nihilismo, a la destrucción inmediata de los valores morales y sociales establecidos, por quedar clara la mentira del sistema impuesto. Este proceso, en sí revolucionario, no tiene por qué ser para nada positivo, pero no puede ser sino descubriendo la verdad, como se puede aprender sólidamente para la construcción de sistemas más justos, encaminados hacia la evolución en vez de hacia la autodestrucción.

Como ejemplo, diríamos que la clásica teoría conspirativa del 11 de Septiembre, que ya acepta un alto porcentaje de la población estadounidense, en caso de ser aceptada lo haría en efecto dominó, ya que implicaría lo mismo con el 11-M de Madrid, en el 7 de Julio en Londres, en el último ocurrido en Oslo, así como en todas las incursiones militares extranjeras en Oriente Medio. Además todos los medios informativos caerían en el total descrédito por lo que informaron y cómo lo hicieron. Y lo interesante es que ocurriría de manera global y rápida, ya que dichas noticias fueron globales.

Sin embargo antes de empezar haremos un aviso: Lo que aquí se expone no debe ser nunca tomado como cierto al pie de la letra. La dinámica de ver información y asumirla como cierta es precisamente lo que aquí se quiere romper, ya que es la que nos ha conducido al borreguismo actual. Se exije al lector criterio propio, y que compare, busque e investigue por su propia cuenta para hacer un aporte con diferente enfoque. Siempre se agradecerá más información sacada de la experiencia propia (no de Internet), y la experiencia propia de algunas personas nos asegura que actualmente existen grupos gubernamentales que se dedican a crear webs de conspiración e incluso organizaciones públicas, todo para mantener el nivel de confusión en las masas y sobretodo, redirigir y/o encauzar las posibles reacciones a maneras predecibles, controlables, o maneras que actúen a favor de sus intereses personales. En éste último caso no sólo tenemos a grupos gubernamentales sino también políticos, incluída la ultraderecha. Después analizaremos algunos casos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s